Esto es para mayores de 18 años. Si no los tienes, no deberías mirar a través de la cerradura.
Si alguien siente vulnerado su copyright, no tiene más que comunicármelo y retiraré el texto, imagen o sonido en cuestión.

domingo, 30 de mayo de 2010

¿Qué prefieres?

¿Vainilla...


... o pimienta?

martes, 25 de mayo de 2010

Ser observado


"El hecho de ser observado me produjo un placer extraordinario. Yo caminaba por la habitación o me tendía en la cama. Ella no se movió en ningún momento. Repetimos esta escena todos los días durante una semana, pero al tercer día tuve una erección.

¿Se dio cuenta ella, desde el otro lado de la calle? ¿Me veía? Comencé a tocarme, sintiendo todo el tiempo cuan atenta estaba a cada uno de mis gestos. Me bañaba en una deliciosa excitación. Desde donde estaba echado podía ver la forma lujuriosa de la mujer.

Mirándola ahora directamente, jugué con mi sexo y, al final, me excité hasta tal punto que llegué al orgasmo.

La mujer no cesaba de mirarme. ¿Haría alguna señal? ¿La excitaba observarme? Seguro. Al día siguiente, aguardé su aparición con ansiedad. Salió a la misma hora, se sentó en su balcón y dirigió la mirada hacia mí. Desde aquella distancia yo no podía precisar si sonreía o no. Volví a tenderme en la cama.

Aunque éramos vecinos, no tratamos de encontrarnos en la calle. Todo cuanto recuerdo es el placer que yo obtenía así y que ningún otro placer ha igualado nunca. La mera evocación de estos episodios me produce excitación. Marianne me da, hasta cierto punto, ese mismo placer. Me gusta la expresión hambrienta con que me mira, admirándome y adorándome."

Imagen: Peter Torsal
Texto: Marianne (fragmento) de Anaïs Nin

jueves, 20 de mayo de 2010

Rojo pasión


La piel puede ser de cualquier color,
la pasíon siempre roja.

sábado, 15 de mayo de 2010

lunes, 10 de mayo de 2010

Pecados capitales: Ira

Ira tuve contenida;
ira de ti, ¡Dios me ampare!
ira de ti, de sentir...
tu entrega sin entregarte,
ira de saber que siendo,
tan valiente... soy cobarde,
y un día con Dios de espalda
y tu mentira en la tarde,
no te agarroté del cuello
y te estrangulé de balde,
y aquel pase y después gloria,
gloria de bandillo y carne.

Texto: Los siete pecados capitales (fragmento) de José Antonio Ochaita.
Imagen: Ken Marcus

miércoles, 5 de mayo de 2010

Pequeñas lecciones de erotismo (I)


I
Recorrer un cuerpo en su extensión de vela
es dar la vuelta al mundo.
Atravesar sin brújula la rosa de los vientos
islas golfos penínsulas diques de aguas embravecidas
no es tarea fácil -sí placentera.
No creas hacerlo en un día o noche
de sábanas explayadas.
Hay secretos en los poros para llenar muchas lunas.


Texto: Pequeñas lecciones de erotismo (fragmento) de Gioconda Belli