Esto es para mayores de 18 años. Si no los tienes, no deberías mirar a través de la cerradura.
Si alguien siente vulnerado su copyright, no tiene más que comunicármelo y retiraré el texto, imagen o sonido en cuestión.

lunes, 30 de agosto de 2010

Pecados capitales: Envidia


Y envidia...
que fui envidioso de tu vida,
de tu antes,
de cuando no estaba yo
pegado a tus palpitares,
y a quien me cogió
la delantera en tu sangre,
le deseo sinapismos
de lumbre en los riñonales,
y si sus señas supiera...
provincia, ciudad y calle,
por la envidia que le tengo,
prendería su linaje
con tanta pólvora negra
que ni rastro le quedase.

Texto: "Los siete pecados capitales" (fragmento) de José Antonio Ochaíta

miércoles, 25 de agosto de 2010

Terciopelo ardiente


Todo ha de ser así.

Entregados.

Abierta una senda

luminosa en cada uno.

Con las mentiras arrancadas.

Con los rostros de los viejos amores

ardiendo.

Con la pureza del olvido en la frente.

Dos cuerpos que se miran

en la plaza de su corazón

y se ven hermosos para el otro.

Sin ambages.

Con la seda del tiempo

tejiéndonos un lecho…

Y entra ciega mi lengua

como una mano apresurada

por el umbral de tus dientes.

Entrelazándose a la tuya

en un naufragio en el mar

dulce de dos salivas.

Y tu boca unida a la mía

moviéndose al compás

de mis palabras.

Bajo mi peso…

la frescura de tu piel

de terciopelo ardiente;

con mis manos y las tuyas

rastreando la madriguera

oculta de la carne.

Y tiento en tu pliegue,

en la boca de pez parada

sobre la sábana,

que me ancla.

Y así nos quedamos,

unidos, enlazados,

hasta hacernos de cera

caliente.




Texto: "Terciopelo ardiente" de Rubén Lapuente.

viernes, 20 de agosto de 2010

La reina y su trono


Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.
Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo que pisas donde pasas,
la alfombra que no existe.

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Sólo tú y Yo,
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos.



Texto: "La reina" de Pablo Neruda

domingo, 15 de agosto de 2010

Cosas para hacer en verano

Tomar el sol


Ir de viaje

Descansar



Contemplar atardeceres


Jugar


martes, 10 de agosto de 2010

Abre las piernas, amor mío


Abre las piernas, amor mío.

Tu voz rozando mi cuello, mis pezones,

mi bajo vientre acongojado por el amor,

se cuela entre los pliegues de mi sexo,

húmedo y estremecido sexo del encuentro.

Abre las piernas, amor mío,

abre esas piernas, hembra mansa,

da un paso más, olvídate de ti.

El viento se detiene en el vértigo,

arranca mi piel en destellos de luz.

Cuando regreso, despeinada y maltrecha,

me sonríes desde la blancura de una página.

Abre las piernas, amor mío,

abre las piernas como para volar,

abre las piernas, amor mío,

demos un paso más…


Texto: "Abre las piernas, amor mío" de Miguel Oscar Menassa

jueves, 5 de agosto de 2010

Ni semen, ni sonrisas, latigazos

Escríbeme un poema,
no te olvides.
Dibújame en la cara
una sonrisa eterna.
Pon tersura en mis pechos
y en mis nalgas la salsa de la vida.
No dejes de decir en el poema
que yo, también, te amaba.



A mis mujeres amadas,
a nuestras novias amadas

les dirás toda la verdad:


Un día me pidió que la matara
y la maté.

Y a cada una de ellas, mis amadas,
le hablarás en secreto de nuestro amor
y del grandioso momento de mi muerte.

Ellas se volverán locas
y buscarán el goce del dolor
y tú serás el asesino en serie
que la historia jamás olvidará


Ten un destino
pégame más fuerte

mátame.